Presa El Zapotillo | presas
18 de junio, 2019

Presas iniciadas y no terminadas en Jalisco

Se ha comentado repetidas veces que las presas representan “Alcancías” de agua que hacen posible aprovechar el agua de nuestros ríos que, en nuestra región, fluye mayormente 4 de los 12 meses del año. Por ello, estas magnas obras justifican su realización dado los múltiples beneficios que traen consigo, entre ellos:

Producción de alimento para subsistencia del humano y desarrollo de ganadería, generación de energía eléctrica limpia, mitigación de daños asociados a inundaciones y sequías, abastecimiento de agua potable y en su caso preservación de nuestras aguas subterráneas (acuíferos) y para conservación del medio ambiente.

Determinar la ubicación de una presa, no obedece a un capricho, ya que al menos el sitio propuesto debe satisfacer su viabilidad en 3 aspectos esenciales: Topográficos, que determinan la capacidad de almacenamiento posible del sitio. Hidrológicos, que determinan la realidad potencial del volumen de agua aprovechable hasta el sitio, y Geológicos, que determinan la seguridad estructural y de impermeabilidad del vaso y cortina de la presa. Cualquier aspecto no satisfactorio de ellos impide declarar la viabilidad del sitio y proyecto de presa. Desde luego se deben cumplir también aspectos ambientales, sociales, técnicos y económicos.

Lee: Jalisco, entre los estados en alerta por robo de cilindro con gas cloro

No se obvia indicar que conforme aumenta el crecimiento demográfico y con ello la demanda de mejores condiciones de vida, aumenta la necesidad de agua y por ende la construcción de presas. Esto ha hecho más difícil encontrar sitios adecuados para su realización (las presas fáciles ya se construyeron).

En las cuencas que cubren el territorio jalisciense no sólo se han identificado sitios para este tipo de “Alcancías”, sino más aún algunas iniciaron su construcción. Lamentablemente, debido a decisiones o indecisiones aún no se materializa su terminación. Por ejemplo:

1.- En la cuenca jalisciense del río Coahuayana, sobre el río Tamazula/Tuxpan se tienen construidas y terminadas desde el 2008 y 2011 respectivamente, las presas “El Carrizo” y “Vista Hermosa”. Lamentablemente no se ha complementado el proyecto y construcción de la zona de riego tecnificado de estas presas.

Actualmente se riegan alrededor de 6,500 hectáreas, con poco más de 220 pozos que extraen alrededor de 30 millones de metros cúbicos, lo que ha llevado a un estado de sobreexplotación del acuífero de la zona.

Con las presas regando con micro aspersión y goteo se puede incrementar de 6,494 a 11,250 las hectáreas de riego. Alrededor de 2,000 familias jaliscienses serían beneficiadas de llevar a buen término estas zonas de riego. Decíamos además que las “Alcancías” del agua, las presas, posibilitan mitigar o reducir la sobreexplotación de los acuíferos para preservarlos y tenerlos como fuente emergente ante el eventual cambio climático que señala habrá menos agua. Este es un caso de ello.

2.- En la cuenca jalisciense, compartida con el Estado de Colima del río Marabasco, en Cihuatlán, se tiene suspendida la construcción de la presa “El Naranjo” que puede irrigar 7,500 ha., suministrar agua a las poblaciones de Cihuatlán y Barra de Navidad de Jalisco y proteger contra inundaciones, en bien de 578 familias la zona productiva de ambas márgenes (Jalisco y Colima) del río. Es una “alcancía” de múltiples beneficios.

3.- En la cuenca Norte de la costa de Jalisco, sobre el río Tecolotán, aproximadamente a 40 kilómetros de la cabecera municipal de Cabo Corrientes, se encuentra suspendida, por trámites ambientales pendientes, la construcción de la presa “Panales” que pondría en riego del orden de 6,990 hectáreas del Municipio referido.

4.- Para el aprovechamiento de las aguas nacionales superficiales reservadas en la cuenca del rio Verde, cuenca compartida con los Estados de Aguascalientes, Zacatecas, Guanajuato y Jalisco (una mínima porción con S.L.P.) se ha identificado la necesidad de hacer de 3 a 4 presas que permitan regular en conjunto un almacenamiento total integrado del orden de 1,800 Mm³. El cauce principal encañonado presenta retos de carácter geológico que han llevado, de 18 sitios identificados, a sólo 4 para la construcción de las siguientes presas:

1.- Presa Zapotillo en el municipio de Cañadas de Obregón, actualmente suspendida. 2.- Presa El Salto sobre el río del Valle (Valle de Guadalupe), construida y terminada en 1993. 3.- Presa intermedia o Zurda II sobre el cauce principal del río Verde a la altura de Acatic, Jal. 4.- Presa Arcediano-Las Juntas, como variante del proyecto original denominado Arcediano.

La Derivadora denominada Purgatorio como obra de toma del sistema de presas para abastecimiento al Área Metropolitana de Guadalajara (AMG) complementa el esquema de aprovechamiento integral del rio Verde. Con la obra de toma particular de la presa Zapotillo se suministraría agua a 15 localidades de Los Altos de Jalisco.

Además de suministrar agua que alcanzaría para más de 5 millones de habitantes, el sistema integral de presas (las 4 Alcancías) planteado, posibilitaría la reducción de extracciones de los acuíferos sobrexplotados de Atemajac, Toluquilla y Cajititlán que subyacen el AMG y así mitigar la sobreexplotación que presentan, del orden de 110 Mm3, y también para reducir la sobreexplotación de los 13 acuíferos de Los Altos de Jalisco que globalmente presentan un déficit o sobrexplotación de 126 Mm³.

El manejo integral del agua de esta cuenca del río Verde posibilita apoyar o menguar el desequilibrio de la cuenca Lerma-Chapala y con ello apoyar la preservación del Lago de Chapala.

Lo triste es que en los últimos 28 años no hemos logrado la conciliación de lo que más le conviene al Estado de Jalisco.

Ojalá el tiempo no nos cobre la factura por haber dejado de almacenar el agua y aprovechar escurrimientos que han fluido hasta el mar sin posibilitar los beneficios descritos.

En general estos proyectos requieren la conciliación de su esquema de financiamiento y en alguno de ellos complementar aspectos de carácter ambiental clarificando ante la sociedad las dudas que existan al respecto, destacando en el balance los beneficios que conllevan, comparados con efectos tanto ambientales como sociales y económicos como que se deriven de su construcción.

No hemos guardado aguas que quizás mañana nos hagan falta para sostener la preservación de acuíferos.

*Ing. Carlos A. Hernández Solís, Consultor en Aguas Nacionales. Diplomado Oficina Internacional del Agua

CEDEX (Francia).

Fuente: Informador

Comenta esto