La violencia psicológica suele estar normalizada e invisibilizada en la sociedad en que vivimos. Por ello es importante no minimizar este tipo de agresiones. Ya que van desgastando la estima y confianza de las mujeres, anulando su identidad y capacidad de decisión, haciendo más difícil que salgan del círculo de la violencia.