superar un asalto cuándo pedir ayuda
24 de mayo, 2018

Superar un asalto, ¿cuándo pedir ayuda profesional?


Tristemente, en varias partes de la república, la violencia y los asaltos son “el pan de cada día, lo que ha desencadenado una normalización de la violencia y mucha desconfianza. Y aunque pensemos que un asalto es cualquier cosa, la realidad es que puede afectarnos más de lo que quisiéramos. Por eso acá revisaremos cómo superar un asalto y cuándo es momento de pedir ayuda.

Guía de ayuda para superar un asalto

Lo primero que debes saber y entender es que un acto violento nos impacta de manera diferente y depende de tus herramientas emocionales el grado de afectación.

  • Siempre es bueno hablar de lo que pasó, pero, principalmente, aceptarlo y dejar ir las cosas materiales.
  • Otro punto importante es, sin duda, no culparte de la situación. Tu forma de vestir, tu apariencia o tu nivel socioeconómico no son motivos para que sufras un asalto.
  • No te recrimines el no haber hecho nada para impedirlo. Cada persona reacciona diferente y el hecho de que no hayas puesto resistencia, no quiere decir que seas menos inteligente o capaz.
  • Evita victimizarte sin normalizar la violencia. Una cosa es aceptar el robo y otra, sentir pena por ti, así que, una vez que lo hayas entendido, poco a poco podrás dejarlo ir.
  • No es malo sentir miedo; sin embargo, no debes parar tu vida. Lo mejor es sustituir las pertenencias robadas y plantearnos un día a día con optimismo y sin presentir que nos volverá a suceder.

Te puede interesar:  Denuncian “subasta” de alumnas en prepa de Guadalajara

¿Cuándo es necesario pedir ayuda profesional?

No existen asaltos ligeros y graves, en realidad los dividimos de esta manera porque hemos comenzado a normalizar la violencia. Esto es algo importante al momento de superar un asalto, ya que cada persona lo percibe de diferente manera y, la idea de un asalto leve, puede frenar la intención de pedir ayuda.

Algunos de los síntomas más comunes después de un asalto y que corresponden a un posible trauma son:

  • Taquicardia
  • Insomnio
  • Pérdida de confianza en la sociedad y personas cercanas
  • Miedo
  • Pausa o cambios en las actividades cotidianas

Si pasan los días y simplemente no puedes recuperar tu cotidianidad, es momento de pedir ayuda. En realidad una de las consecuencias más severas es la pérdida de confianza, ya que es una tarea compleja recuperar.

¡Basta de normalizar la violencia! Superar un asalto puede ser más complejo de lo que pensamos, así que, si sientes que necesitas ayuda, no dudes en pedirla y tú, amigo, familiar, compañero o persona de confianza, si alguien llega a contarte su historia, no la minimices, podrías estar contribuyendo a un posible trauma.

Violencia es violencia, así que no tengas pena de denunciar o hablar sobre el tema. Expresarlo siempre es mejor.

Fuente: Sección Amarilla

Comenta esto