Feminicidios
11 de octubre, 2017

Preocupa aumento de los feminicidios


En el seminario “Tortura y feminicidio” se visibilizó el grave problema que las mujeres padecen en Jalisco y México; las autoridades deben actuar para que la impunidad no impere, y así reducir estos índices criminales.

Tanto el feminicidio como la tortura sexual se han convertido en el “delito de moda en México” porque las autoridades no han podido garantizar medidas preventivas; advirtió la experta de la Universidad de Guadalajara (UdeG), María Carmela Chávez Galindo.
Con su participación en el seminario “Tortura y feminicidio”, la académica del Centro Universitario de Ciencias Sociales y Humanidades (CUCSH), plasmó que cuando un hombre agrede a una mujer no se conforma con abusar sexualmente de ella, sino que lo hace con violencia por el alto grado de impunidad que existe.
Por ello, reiteró que mientras no se implementen las medidas adecuadas de prevención, el penalizar más este delito no asegurará una disminución en el número de casos.
“Ya no nada más es ‘la robaron, la violaron’, sino que hoy es acabar con su vida. Eso es lo que más preocupa internacionalmente a estos comités de derechos humanos. El delito de tortura sexual contra las mujeres es el delito de moda; antes era una violación, pero hoy, cuando caemos en feminicidio, es juntar violación con tortura, con violencia extrema y a su vez, la pérdida de la vida de alguien”, lamentó.
Detalló que frecuentemente un feminicidio causado por violación y tortura, es antecedido por varios periodos de acoso hacia la propia víctima por parte de una persona cercana a ella. Aspecto que se recrudece, pues el acosador tiende a caer en la violación psicológica, ya que suele denigrar y tratar de humillar a su víctima.
Por ello, Chávez Galindo aconsejó que en este tipo de casos y sin esperar, la mujer debe acudir a la autoridad para que ésta a su vez le garantice su integridad física y psicológica, mediante una orden de protección a ella y de restricción para el acosador, pues de lo contrario se le expone a la tortura psicológica.
Aunque el delito del feminicidio se tipificó en el código penal del estado en 2012, el cual impone una pena de hasta 45 años de prisión, la experta en temas de género aseguró que una mayor penalización no garantizará que haya menores casos. De ahí el recalcar la importancia de la prevención en las nuevas generaciones.
El problema no es la gradualidad de la pena, sino las acciones preventivas. A veces no es que la pena máxima sea el ejemplo para poder inhibir el delito, debemos de construir acciones de igualdad, de perspectiva de género, de respeto a la dignidad humana, y eso lo tenemos que hacer desde los programas de la educación primaria, porque a partir de ahí empiezan las desigualdades sociales que se construyen con los niños”, concluyó.

Por Elizabeth Ríos Chavarría

Fuente: Página 24 Jalisco

Comenta esto