reducir gastos
01 de febrero, 2019

10 ideas para reducir tus gastos al mínimo


Necesitas dinero para vivir cada día. Pero … ¿Cuánto?

Lo importante no es cuanto ganas, si no como gestionas el gasto. Es más fácil y rentable ahorrar cada día en pequeños gastos, que ahorrar en grandes compras (casa, coche,…) que realizas pocas veces en tu vida.

A continuación te mostramos varios consejos para reducir tus gastos día a día.

1.- Alimentación

a) Cocina tú.
– Es más sano para tu salud, y más barato. Compra ingredientes, y no alimentos elaborados. Fruta, verdura, pasta y pollo.
– Nunca te llenes y come 5 veces al día. Si comes demasiado y te llenas tu estomago se hace más grande. Poco a poco. Quédate satisfecho, pero no lleno. Realiza desayuno, almuerzo, comida, merienda y cena. Y procura que el almuerzo y la merienda sean fruta.

b) Porciones medianas, en platos pequeños.
2000 calorías al día es mucho, pese a ser la recomendación. Recorta calorías y tu figura y tu salud lo agradecerán.

c) Intenta que no haya sobras. Pero si has calculado de más, o algún comensal a fallado, no tires la comida. Cómo tú has cocinado, seguro que puedes re- aprovechar esa comida. Pures, croquetas, tortillas, hay varias formas de aprovechar de forma saludable. Sin  olvidar que hay personas que pasan hambre.

d)  Haz la compra sin apetito y con una lista.
Organiza las comidas. Haz un calendario semanal, con todos los alimentos que necesitas y compra solo esos alimentos. El gasto de supermercado se puede doblar o triplicar si compras comida sin organizarte. Valora que alimentos caducan más rápido. Y no compres alimentos solo porque están baratos.

e) Reduce las comidas en restaurantes. Déjalo para ocasiones realmente especiales. Así además lo valorarás más. Y recuerda: Siempre gastas más dinero previsto cuando comes fuera de casa.

f) Aprovecha ofertas y promociones. Bonos, cupones y cheques.
Hay una infinidad de ofertas: tanto en canales online como en periódicos y revistas. Y recuerda que los Lunes, Martes, Miércoles y Jueves, hay promociones para cenas en casi todos los establecimientos.

g) Compra grandes cantidades. Comprar alimentos no perecederos y artículos duraderos en grandes cantidades es una gran forma de ahorrar dinero. Este tipo de alimentos incluye la pasta, los alimentos enlatados, los alimentos secos empaquetados, las especias, los aceites de cocina, los alimentos congelados y los artículos para el hogar como el papel higiénico y las toallas de papel. Puedes comprar estos objetos en grandes cantidades en las tiendas al por mayor.

h) Compara precios. Hay mucha distancia entre diferentes comercios. Pero asegúrate de que comparas precio por unidad, y del mismo tamaño o cantidad de producto.

i) Atento a la calidad. A veces un producto mejor, es algo más caro, pero es más duraddero. Y seguro es más saludable.

2. En casa

a) Intenta vivir en una zona económica.
Destinamos casi la mitad de los ingresos a la vivienda. Hay mucha diferencia de precios y alquileres en los pisos, entre diferentes zonas de la ciudad. Y más aún entre diferentes ciudades. Hasta un 50% de diferencia.

Eligiendo bien, ahorras una cuarta parte de tus ingresos (= 50% de la mitad de tus ingresos, que destinas a vivienda).
Si vives de alquiler, revisa de vez en cuando las inmobiliarias de la zona.
Verás si tu precio es ajustado. Si está alto, comparado con tus vecinos, coge la referencia, y envíasela a tu casero. Recuérdale lo bien que pagas, y como cuidas la casa. Bajará el precio en la mayoría de los casos.

b) Cambia parte del alquiler por trabajo. Cuida los jardines, haz labores de mantenimiento  o limpieza, a cambio de un descuento en el alquiler.

c) Infórmate de las ayudas económicas en tu zona.
Suele haber campañas de ayuda a los jóvenes, a familias numerosas, o parejas en desempleo, … Busca ayuda en servicios sociales. Ellos tienen herramientas para encontrar alojamiento asequible.

d) Firma un contrato de alquiler por largo tiempo. Si quieres quedarte en el sitio. Si te gusta un casa alquilada, y quieres vivir allí por larga temporada, pide al arrendador firmar un contrato por más tiempo (por ejemplo, 2 años en lugar de 1). Medita con cuidado la decisión de los próximos años.

e) Si vas a comprar vivienda, se inteligente:
Según tu estilo de vida, puedes alquilar una habitación, el trastero o el garaje.
• Compra una vivienda propiedad del banco. Han sido embargadas y el banco no quiere retenerlas sin que produzcan dinero, porque a menudo las venden a un precio mucho menor que el normal.
• Infórmate de las ayudas del gobierno. Incentivos fiscales para primera vivienda, ayudas a familias numerosas, y a jóvenes menores de 30 años.
• Renegocia los préstamos si ya eres propietario de una vivienda, ya que puedes conseguir un mejor interés (manteniendo el número de años de hipoteca, o reduciéndolos).

Lee Cómo bajar hasta el 50% a tu cuenta de luz

a) Aísla bien tu casa. Ahorras todo el dinero que gastarías en gas o electricidad para mantener encendidos radiadores y agua caliente. Asegúrate de que las ventanas cierran herméticas, y no quedan huecos en las ventanas. Si las hubiera, usa cintas aislantes adhesivas para las ventanas, para mantener la temperatura en todas las estaciones del año.
Unas cortinas gruesas ayudan a que no pase el frío en invierno, y también protegen de la entrada de calor en verano. y Seca la ropa al aire (dentro o fuera de ccasa).  Ahorras energía (electricidad o gas) y tu ropa huele mucho mejor.

b) Reduce el uso de los aparatos eléctricos.
– Los electrodomésticos grandes consumen mucha energía.
– Cierra la puerta del frigorífico. Decides qué cocinar, y luego abres. Piensa que es más un armario (guardar) que un escaparte (mostrar).
– Usa el circulo pequeño de la vitrocerámica, para envases pequeños. El grande consume mucho, incluso el doble.
– Llena el lavavajillas. Al máximo.
• Utiliza aparatos de bajo consumo.

c) Aprende a usar aparatos electrónicos.
– La televisión no es una radio. Consume mucho más. Si sólo vas a oírla porque te mueves por la casa, pon la radio. O música.
– Es imposible ver la televisión, usando el ordenador. Decide cuál usas.
– Desconecta los aparatos eléctricos cuando no los usas. Algunos dispositivos eléctricos usan electricidad, mientras están enchufados,  aunque no estén encendidos. Se llaman cargas fantasmas. Acaba con ellas. Si puedes, utiliza alargadores con interruptor on / off. Además de apagar fácilmente todos los aparatos eléctricos, es más seguro bajo para niños y mascotas.
– Otras opciones a la electricidad. Los paneles solares ahora son más económicos que nunca. Instala paneles solares en tu hogar e incluso podrías recibir dinero de la empresa de energía, si produces más de lo que consumes.

4.- Diviértete con menos dinero

a)  Aprovecha los recursos públicos. Existen muchos eventos gratuitos que ofrece tu ciudad. Para niños, ancianos y mayores. Búscalos.

b) Diversión económica en casa.
– Los juegos de mesa son baratos y duran años. Monopoly, ajedrez, Trivial, Pictionary, Cluedo… divertidos y nunca fallan. Las cartas son otra fuente de diversión. Evita apostar dinero.
– Lee.  Es ocio, cultura y diversión. Y muy barato. Inscríbete en la biblioteca, así los libros son gratis. Intercambia con tus amigos y familiares libros que ellos ya han leído. Visita tiendas de libros usados. Si al final, sólo tienes la opción de comprar un libro, no olvides revenderlo para comprar el siguiente.
– Películas en casa. Mucho más barato que el cine. Pide a tus amigos y familiares películas que ya han visto. No alquiles película a película, sólo opciones de tarifa plana ¿Cuantas veces puedes ver una peli? Mejor revenderla para conseguir la siguiente.

5.- Negocios en casa.
Hay  muchas formas de hacer dinero en casa:

a) Artesanía y manualidades, que después puedas cambiar o vender, y la mismo tiempo has creado un hobby o pasatiempo.

b) También puedes ofrecerte a reparar en casa, todo tipo de electrodomésticos. En internet tienes miles de videos que te cuentan como reparar cualquier utensilio.

c) No hagas un negocio de alimentación en casa: Jamás. Requiere de muchos, permisos, licencias e impuestos. Y si alguien se intoxica con tu comida, tarta, pastel, … tendrás un problema económico muy serio

6.- Viajes económicos.
Disfruta experiencias, incluso internacionales, que enriquecen el resto de tu vida. Eso sí, de la forma más barata. Mira:

a) Lugar dónde hospedarte. Los hoteles son muy caros. En la mayoría de ciudades de Europa puedes alquilar un apartamento, una semana, por el coste una noche de hotel.

b) Viaja solo o con un compañero. Los grupos son difíciles de mover y no pueden disfrutar de pequeños  lugares, económicos. Evita los grupos. Evita las visitas guiadas, mejor investiga (con precaución).

c) Momento para viajar.
– Elige siempre “temporada baja”.
– Compra los billetes con 6 meses de antelación
– Viaja a áreas rurales. Ahorrarás mucho dinero.

7- Toma buenas decisiones

a) Prioridad al gasto necesario. No es más rico quién más tiene, sino quién menos necesita. Y realmente, necesitamos muy muy poco.
Teléfono móvil. Hoy SÍ es indispensable para vivir. Pero seamos inteligentes: Elige el plan más económico que puedas encontrar, con tarifa plana para internet. Comunícate por sistemas gratuitos como whatsapp, Line o cualquiera de estos 10 supuestos gratuitos: http://www.elmundo.es/happy-fm/2014/02/25/530b8d3de2704e39298b4579.html?a=c74efc9e65c3dce82e623c2841d69ee8&t=1427471357
Haz lo mismo con las llamadas. Utiliza el recurso del “toque” para llamar la atención de la persona con quién quieres hablar, y luego habla con el, por cualquiera de las posibilidades gratuitas como Skype o Hangout de Google.

Televisión de pago: 300 canales HD que nunca ves. Hoy día tienes forma de conectar tu televisión a dispositivos móviles con conexión a internet, y ver todo tipo de canales online.

8.- Haz un presupuesto.
Te permite dos cosas muy importantes:
– Ver donde se va realmente tu dinero.
– Planificar cuanto y cuando gastarás.

Acaba con las compras compulsivas. Sólo compra lo que tengas bajo estricto control.
Elimina las tarjetas de crédito. Demasiados intereses.

9.- Transporte económico. Los automóviles propios son muy caros, y requieren mucho gasto: Reparaciones, Recambios, Revisiones… Como ves todo comienza por “RE”, lo que significa que lo harás una y otra vez. Eso sin contar combustible y parking. Ahorra mucho dinero cambiando de estilo de vida.

a) Utilizar el transporte público: Es más rápido bajar al centro de la ciudad que en coche. Te invita a caminar hasta la estación o parada correspondiente. Te permite leer, escribir,… Tiempo, salud, y cultura. Fantástico.

b) Usa la bicicleta. Puedes combinarla con la opción anterior. Y haces más deporte aún.

Si necesitas mantener tu coche, elije el tamaño que necesites, si es pequeño podrás pagarlo de una vez o casi sin intereses. Y busca un buen comparador de seguros, para tener la opción más económica.

10.- Encuentra un trabajo en el que ahorres dinero.
Hay actividades que además de generar dinero en forma de salario, te permite obtener ahorro. Por ejemplo:

a) Trabajar en supermercados o restaurantes para ahorrar comida. Los cocineros y camareros se pueden llevar a casa normalmente los alimentos no consumidos, o los ingredientes cercanos a caducar. Y por lo general, suelen comer allí.

b) Trabajar como portero del edificio o finca. Estas personas suelen vivir en el sitio de trabajo, y se les proporciona hogar.

c) Trabaja como tester. Acabarás testando productos o servicios que ibas a comprar de todas formas, pero no realizas tú el gasto. Busca una empresa de confianza que ofrezca estos servicios.

d) Trabaja como paseador de perros. Si tienes perro, consigues trabajo extra por una labor que harías de todos modos. Ganarás algo de dinero, y haces ejercicio

• Consejos
– Utiliza el sistema de trueque. ¿Tienes un amigo mecánico? Ofrécete a pintar su cocina, o cualquier actividad que se te dé bien.
– Deja de fumar y de beber alcohol habitualmente. Ya. Arruinas tu economía y tu salud. Si te gusta disfrutar y lo ves como un placer, déjalo sólo para eventos y ocasiones realmente especiales.
– Elige un día de la semana y llámalo “El día sin compras”. Ahorrarás un 14% directamente, y te ayuda a saber qué cosas realmente necesitas en tu día a día
– Consigue una hucha que no puedas abrir. Ahorra las monedas sueltas de tu día a día. Cuando esté llena, la llevas al banco, verás que sorpresa.

Y recuerda: Si tienes hijos, no los prives de una buena infancia: Ahorra dinero si sientes que no los afecta directamente. De mayores te agradecerán esos valores y la seguridad que les diste.
No te desanimes. Si cumples estos puntos, puedes ahorrar dinero para tener una vida de mayor calidad.

Fuente: Ferratum

Comenta esto