01 de julio, 2019

Los factores que mataron a Fernanda y Alejandro cuando Joao Maleck los chocó


Sin duda, el incidente protagonizado por el futbolista de 20 años, Joao Maleck, en Zapopan, Jalisco, la mañana del domingo 23 de junio, en el que resultó la muerte de la pareja de recién casados, María Fernanda Álvarez y Alejandro Castro, nos recordó instantáneamente a lo acontecido en marzo de 2017 con el BMW Serie 6 Coupé que impactó su conductor en Reforma a la altura de Leija, y provocó la muerte de cuatro de sus acompañantes.

Al igual que en el caso del BMW, el alcohol y el exceso de velocidad fueron los factores que desencadenaron el fatal accidente, los cuales se potenciaron con el bajo nivel de seguridad que estructuralmente ofrece el Aveo de anterior generación.

En el caso del Mustang que manejaba el joven futbolista, es un vehículo que aún con todos los sistemas de seguridad que tiene de serie, requiere de respeto, debido a sus condiciones de potencia y desempeño.

Lee 6 sistemas de seguridad en autos que salvan vidas

En su versión base tiene un motor V8 de 5.0L de 480HP y 420 lb/pie de Torque, con el que se puede superar fácilmente los 250 km/h y hacer el 0 a 100 km/h en poco menos de 5 segundos y su peso es de poco más de 1,600 kilos. Estas características en manos de una persona que consume alcohol es una arma mortal, pues, según la Fundación Mapfre, desde la primera gota de alcohol se comienza a tener efectos en nuestro cuerpo, primero en nuestro sentido de riesgo, por lo que se nos es más fácil adoptar actitudes temerarias.

Además reduce nuestras capacidad de reacción y por supuesto también causa somnolencia, y más aún si se sale de una noche de fiesta como en el caso de Maleck.

Según los primeros reportes del peritaje, Maleck circulaba alrededor de 70 km/h, dejando la parte trasera del Aveo completamente compactada.

En redes sociales, por las imágenes que se han mostrado, se ha dicho que circulaba a más velocidad y que no es posible que a la velocidad que dicen los peritos el Aveo haya quedo en esas condiciones.

Sin duda, por las videos que se han difundido del accidente, es posible haya ido a más velocidad, pero aún cuando haya ido a 70 km/h, como generalmente sucede, se menosprecia las consecuencias de circular a ese ritmo, aún cuando sea relativamente bajo.

María y Alejandro viajaban en un coche que desafortunadamente tenía una fama de contar con un bajo nivel de seguridad estructural y no contaba con barras de protección, la antigua generación del Aveo cuyo peso es de poco más de 1,100 kilos.

Podemos remitirnos a las pruebas realizadas por Latin NCAP a la pasada generación en 2017, en la que por ciento saco cero estrellas de cinco, donde se impactó el vehículo a 64 km/h en la zona frontal y lateral. En el video podemos ver que estructuralmente el Aveo no ofrecía una garantía de protección ya que en ambas pruebas el auto se deformó de tal manera que la parte frontal compactó la zona del piloto y copiloto.

El modelo, con motor 1.6 litros, de 103 hp y 107 lb-pie de torque, que se ofrecía, desde de 2017 se vendía con un equipo de seguridad de serie, a partir de la versión LT (intermedia) compuesto por dos bolsas de aire y ABS que apenas ofrecía un poco de protección en impactos frontales de baja velocidad.

En caso del auto en el que viajaban María Fernanda Álvarez y Alejandro Castro el impacto fue trasero, por lo que el equipamiento de seguridad no fue factor. Sin embargo, diversas asociaciones de consumidores en México y en Latinoamérica, donde se venden este tipo de autos de bajo costo, luchan por que estos autos tengan las cualidades estructurales y sistemas para protegernos de un impacto como el sucedido con esta pareja.

Cabe señalar que el Aveo que actualmente está en el mercado es de nueva generación, llega desde China. En todas sus versiones tienen dos bolsas de aire frontales y frenos ABS en las cuatro ruedas. Lo más importante es que este nuevo AVEO presume de una estructura con refuerzos de acero de alta resistencia y barras protectoras delanteras, laterales y traseras. En las pruebas de impacto realizadas por LATIN NCAP en 2018, aunque aún bajas, registró mejores calificaciones, con dos estrellas para ocupanta adulto y cuatro para niños.

Otro elemento a considerar en la fatalidad de este incidente es que generalmente un vehículo que es impactado en la zona trasera, resulta en lesiones en el cuello de sus ocupantes debido al latigueo que suele suceder durante el choque, es por ello que los expertos recomiendan siempre asegurarse de colocar el asiento a casi 90 grados y la cabecera a la altura de la nuca, de tal manera que la cabeza descanse, para reducir las posibilidades de lesiones graves o fatales en caso de un impacto trasero.


Por Christian Pérez Vega

Fuente: Atracción 360

Comenta esto