confundir pedales
31 de julio, 2018

Evita accidentes por confundir pedales


Se calcula que un conductor promedio usa el freno casi un millón de veces al año, generalmente sin mayores problemas. Sin embargo, uno de los errores más comunes es confundir el pedal del acelerador con el del freno, lo cual lleva a una gran cantidad de accidentes potencialmente fatales.

Los accidentes por errores de pedal ocurren cuando el conductor pisa el acelerador cuando en realidad quería aplicar el freno. Esto sucede ya sea porque el pie se resbala del freno hacia el acelerador, o bien, porque el conductor intenta aplicar el freno pero pisa tanto el freno como el acelerador. Esto puede causar una aceleración repentina del vehículo, por lo general a toda velocidad, sin fuerza de frenado para detener el vehículo.

Según explica la Administración Nacional de Seguridad del Tráfico en las Carreteras (NHTSA), estos incidentes se inician frecuentemente en vehículos que transitan a muy baja velocidad, como cuando intentan estacionarse. También suelen ocurrir en situaciones en las que se usa mucho el freno, incluyendo intersecciones y salidas de avenidas.

Muchos conductores se dan cuenta que ocurrió un error de pedal después del incidente, pero no son capaces de corregir el error a tiempo para evitar un choque. Esto pasa porque una vez que ocurre el error inicial, la situación se desarrolla rápidamente, por lo general en un espacio cerrado como un estacionamiento, dejando a los conductores sólo unos segundos para corregir el problema mientras lidian con la sorpresa y presión de la aceleración inesperada del vehículo.

Te recomendamos Estos autos te pueden matar y no precisamente de un susto

¿Cómo se pueden evitar confundir pedales?

Por fortuna, es posible reducir considerablemente el riesgo de caer en este error. Estas son algunas recomendaciones proporcionadas por la NHTSA:

Familiarízate: Antes de arrancar el auto, ajusta apropiadamente tu asiento, espejos, volante y pedales (si son ajustables). Si vas a manejar un vehículo ajeno, asegúrate de familiarizarte con la ubicación y la sensación de presionar los pedales del acelerador, el freno y el embrague (si es manual).

Apunta al centro: Crea el hábito de apuntar al centro del pedal del freno cada vez que lo uses. Esto refuerza la memoria muscular y reduce las posibilidades de un error.
Evita distracciones: Mantente enfocado en la conducción hasta que el vehículo se haya detenido y el motor esté apagado.

Ten precaución: Maneja despacio y con cuidado al entrar y salir de espacios de estacionamiento.

Usa el calzado correcto: Tu calzado afecta tu habilidad para operar un vehículo. Las chanclas, botas pesadas y tacones altos pueden contribuir a errores en el manejo del pedal. Usa calzado ligero y con suela plana cuando estés en el asiento del conductor.

Fuente: Vivir Tranquilo

Comenta esto