divorcio
14 de febrero, 2017

En Febrero no todo es amor, cuida tu corazón y tu cartera de un divorcio


El divorcio es uno de los procesos emocionales más desgastantes que existen, dice Margarita Tarragona, psicóloga y fundadora de PositivaMente, y cuando se le suman problemas financieros es todavía más completo, escribe Regina Reyes-Heroles, en su libro Vivir como reina y gastar como plebeya.

Por eso, en este proceso se deben tomar las decisiones financieramente correctas para no dañar tu patrimonio o el de tus hijos.

De acuerdo con los últimos datos del INEGI, publicados en el 2016, en el 2013 se registraron 108,727 divorcios, es decir por cada 100 enlaces matrimoniales ocurrieron 18.7 divorcios. Esta relación muestra una tendencia creciente en los últimos años, cuyo punto más bajo se registró en 1993, cuando había 4.9 divorcios por cada 100 matrimonios.

Una de las razones de esta estadística es que también ha habido una disminución en los matrimonios, debido a que el monto de parejas que viven en unión libre está aumentando. Según el INEGI, entre el 2000 y 2013 el monto de divorcios aumentó 107.6%, mientras que el monto de matrimonios se redujo 17.7%.

El Instituto dice que promedio un matrimonio dura 13.5 años. Si estás pasando por una etapa difícil en tu relación, te dejamos algunos consejos financieros de Regina Reyes-Heróles para salir avante:

El costo de decir adiós

1. Qué dice la Ley.

El cómo se distribuye lo que se tiene dependerá del régimen por el que te casaste: separación de bienes o sociedad conyugal.

  • Sociedad conyugal: No importa quién haya trabajado más o menos o quién haya adquirido más bienes durante el matrimonio, todo se divide conforme a lo que la pareja haya acordado, y si no hay acuerdo, se divide a la mitad.
  • Separación de bienes: Cada quien se queda con lo que es de cada uno. Cuando hay bienes (dinero propiedades, cuentas de banco, automóviles, artículos, objetos o joyas, por ejemplo) y no deciden cómo dividirlas, éstas se tendrán que vender y dividir el dinero en partes iguales.

2. ¡Mucho ojo!

Pese a que el matrimonio se celebró por bienes separados, si alguno de los dos cónyuges no trabajó durante el matrimonio y dedicó “preponderantemente” su tiempo al cuidado del hogar y los hijos, puede obtener una compensación del 50% del valor de los bienes adquiridos durante el matrimonio.

3. Primero los niños

Ambos padres están obligados a proveer alimentos a los hijos, sin importar si trabajan o no. La carga será mayor para quien tenga una mejor posibilidad de brindar recursos.

4. Un trámite doloroso

Según datos del Gobierno de la Ciudad de México, un divorcio administrativo, donde ambos cónyuges están de acuerdo en terminar la relación y no hay hijos de por medio, tiene un costo de 1,019 pesos.

Sin embargo, los costos se pueden incrementar si la pareja no llega a un acuerdo rápido.

5. ¿Me quedo con la casa?

Antes de ver si te conviene quedarte con la propiedad, haz un presupuesto, ten claro el valor del inmueble y si es que existen deudas como servicios o el predial.

Puedes tomar tres caminos:

  • Venden la casa y cada quien se queda con la parte correspondiente.
  • Si está la propiedad a nombre de los dos, uno puede comprarle al otro su parte.
  • Se mantiene el bien en sociedad para dejarla como patrimonio a los hijos

6. Evita las mentiras.

Es común que las mujeres y los hombres lleguen a mentirle a su pareja sobre el monto de su sueldo y mantener cuentas bancarias ocultas. Si a la hora del divorcio, tu pareja sospecha que tienes una cuenta escondida, puede pedirle al juez que solicite a la CNBV una búsqueda de las cuentas en las que aparece tu nombre. El monto que haya en éstas se dividirá como el resto de los bienes.

Fuente: expansion.mx

Comenta esto