Cuando el granizo te sorprende al volante
08 de agosto, 2018

Cuando el granizo te sorprende al volante


Si conducir con lluvia resulta peligroso, enfrentar una tormenta de granizo es una verdadera prueba para los nervios de cualquier persona. Con una mínima visión y el fuerte ruido del hielo golpeando vidrio y metal, se trata de una receta perfecta para un desastre.

A continuación te presentamos algunos consejos para reducir riesgos si quedas atrapado al volante con una caída de granizo:

Enciende inmediatamente las luces bajas, disminuye tu velocidad y mantente atento de los vehículos a tu alrededor, ya que otros conductores pueden reaccionar erráticamente ante el granizo.
Aumenta tres veces la distancia normal entre tu auto y el de adelante, para reducir el riesgo de una colisión.

Te recomendamos 5 cosas que debes hacer para mejorar la visibilidad en tu auto

En la primera oportunidad salte del camino de manera segura. El impacto del granizo es mayor sobre objetos en movimiento, por lo que tu auto tiene mayor riesgo de dañarse si viaja hacia delante.
Si puedes, estaciona tu auto en un lugar techado, como una gasolinera o bajo un puente.
Si tu única opción es orillarte al acotamiento, asegúrate de que tu auto esté completamente fuera de los carriles centrales.
Si tienes espacio, coloca el auto de modo que el granizo golpee el parabrisas y no el cristal trasero o los laterales, pues estos se pueden romper más fácilmente. El vidrio del parabrisas está reforzado para soportar golpes más fuertes.Permanece dentro del vehículo. El granizo puede romper vidrios y doblar metal, por lo que también puede lesionarte a ti y a tus pasajeros. Si puedes, recuéstate con el rostro lejos de la ventana. Si tienes un abrigo o frazada en el auto úsalos para proteger tu cabeza en caso de que se rompa un vidrio.
Cuando deje de caer granizo, espera un poco más para evitar posibles inundaciones en el camino. Por lo general el hielo se derretirá y el nivel del agua crecerá en cuestión de minutos.

Fuente: Vivir Tranquilo

Comenta esto