Chipotes y pellizcos
17 de mayo, 2018

Chipotes y pellizcos en tus llantas ¿Cómo actuar?


Además de ponchaduras, las llantas sufren daños irreversibles o de ‘gravedad’ que por tu seguridad merecen ser atendidos. Hoy vamos a hablar de los ‘chipotes’ y ‘pellizcos’.

Los conocidos ‘chipotes’ son protuberancias que salen en la superficie de la llanta ocasionados por fuertes caídas en baches y por golpes en el costado de las llantas, también llamados ‘banquetazos’.

Cuando sale un chipote se debe, en primer lugar, a una mala presión de la llanta que, al caer en el bache o pegar en la banqueta, se llega a fracturar uno de los refuerzos metálicos que forman parte de la estructura del neumático, entonces, la llanta se pellizca, la malla se desgarra y sale el chipote.

Chipotes y pellizcos en tus llantas

La salida del chipote ocurre principalmente en las llantas delanteras, no sucede en las llantas traseras. Una de las razones es porque todo el peso del auto está en la parte delantera, donde se ubica el motor.

Te recomendamos Video: ¿A qué velocidad puedes conducir con tus neumáticos?

Es importantísimo decir que una llanta con chipote no tiene reparación. Hay lugares donde aseguran que los chipotes sí son reparables pero lo que hacen es poner, por dentro, varios parches y tratar de sumir el chipote con calor pero ese procedimiento es muy peligroso porque llegará el momento en que, con la presión de la velocidad, la llanta explote. Ten cuidado.

Si por alguna razón durante un viaje en carretera a tu llanta le sale un chipote, nuestra recomendación es que muevas esa llanta lastimada a la parte trasera -recuerda que ahí no hay tanta presión como en la parte delantera- o definitivamente cámbiala y usa la llanta de refacción. También aconsejamos seguir el camino a una velocidad un poco menor, en caso de que hayas decidido pasarla para atrás.

Otra recomendación: cuando caigas en un bache o des un banquetazo, busca parar y revisa que no tengas chipotes o lastimaduras de gravedad. Si es necesario el cambio de neumáticos, el cambio tiene que ser por pares: las dos de adelante o las dos de atrás.

Chipotes y pellizcos de llantas

En otras ocasiones se llegan a ‘pellizcar’ los neumáticos con el rin al no tener la presión correcta, y con el tiempo la llanta tiende a romperse. Este tipo de accidentes en neumáticos sí tiene oportunidad de ser reparada en una vulcanizadora.

¡Buen viaje!

Por Jatziri Sánchez

Fuente: El Universal

Comenta esto