Asesinatos en Jalisco
09 de agosto, 2018

Asesinatos ya superan los cometidos en 2017


Las ejecuciones en la Zona Metropolitana de Guadalajara (ZMG) siguen al alza y han rebasado de manera cuantiosa las cifras obtenidas durante el año pasado, de acuerdo con estadísticas del Monitoreo de Indicadores del Desarrollo (Mide) Jalisco y cuyos datos son alimentados por la Secretaría de Planeación, Administración y Finanzas (Sepaf), basándose en las carpetas de investigación abiertas por la Fiscalía General del Estado (FGE).

De los homicidios dolosos que se han presentado durante este año en la entidad, el municipio de Guadalajara se ubica en primer lugar, con un total de 729, pero de esta cifra, en el mes de junio fue cuando se presentó la cantidad mayor, con 213, mientras que en el mes de mayo fueron 176, en abril, 141; en marzo, 112; en febrero, 59, mientras que en enero apenas fueron 28.

Esto significa que durante el primer semestre de este año se tuvo un alza de 49 por ciento, puesto que al compararlo con el primer semestre de 2017, apenas se tuvieron 373 asesinatos y en ninguno de los meses se sobrepasaron los 150. Para el mes de enero, fueron 22; en febrero 30, para marzo 50, para abril 66, para mayo 93 y en junio 112.

El segundo lugar en asesinatos lo ocupa San Pedro Tlaquepaque, con 490, lo que significa que tuvo un aumento de 183 por ciento, puesto que en los seis meses del año pasado la cantidad de homicidios dolosos fue de apenas 173.

En este caso, de 7 ocurridos en enero de 2017 se pasaron a 23 para 2018; en febrero se aumentó de 13 a 49; para marzo de 21 a 66; en abril se pasó de 31 a 99; en mayo se creció de 45 a 115 y finalmente en el mes de junio aumentó de 56 a 138.

Uno de los argumentos que se han esgrimido para justificar este crecimiento en Tlaquepaque ha sido que en este municipio es donde más se ha recrudecido la “guerra” entre el Cártel Jalisco Nueva Generación y su escisión, el Cártel Nueva Plaza.

En el caso de Zapopan, se ubica en el tercer lugar, con un total de 366 ejecuciones, pero esto significa un decremento del tres por ciento, puesto que en el primer semestre de 2017 hubo 379 homicidios dolosos. La diferencia estriba en que en junio del año pasado se sobrepasaron los 100 asesinatos con 108 y para junio de este año se llegó a 100; todos los meses anteriores se tuvo un menor número.

Tlajomulco de Zúñiga se ubica en cuarto lugar con 331 homicidios dolosos, teniendo un aumento de 22 por ciento, puesto que en el primer semestre de 2017 se contabilizaron 256 ejecuciones, en tanto que Tonalá, se ubicó en el quinto lugar con 216 homicidios, lo que también significa que tuvo una leve reducción, ya que en 2017 se habían registrado 223 asesinatos.

“El Mayo” divide a sus enemigos

Según fuentes de inteligencia locales consultadas por El Universal, los narcotraficantes Rafael Caro Quintero e Ismael “El Mayo” Zambada, éste último al mando de las operaciones del Cártel de Sinaloa, lograron su principal objetivo: dividir al CJNG.

En agosto de 2017, el jefe de sicarios de “El Mencho”, Carlos Enrique Sánchez Martínez “El Cholo”, ordenó el asesinato de Marcos Hernández, alias “El Kartón”, presunto operador financiero del CJNG, ese homicidio fue considerado por Nemesio Oseguera Cervantes como una traición, por lo que ordenó la muerte de, hasta ese entonces, uno de sus más cercanos colaboradores: “El Cholo”, quien sobrevivió a dos atentados en su contra en 2017 y a partir de ahí se convirtió en “el enemigo en casa” de Oseguera.

El documento infiere que la ruptura al interior del CJNG fue aprovechada por Caro Quintero y “El Mayo” Zambada, quienes actualmente financian la movilidad y operaciones de “El Cholo”, quien lidera el cártel de reciente creación denominado Nueva Plaza. De ahí que “El Cholo” entró a apoderarse del estado de Colima.

Esta ruptura entre “El Mencho” y “El Cholo” provocó que otras células a su servicio se dispersaran y encabezaran por su cuenta el narcomenudeo.

El documento refiere que hasta hace dos años la venta de droga en Jalisco era manejada por “El Mencho”, lo cual fue corroborado por las etiquetas con las iniciales del CJNG, con las que son marcados los sobres de distribución.

Desde la fractura del cártel a la fecha, las autoridades han detectado al menos 16 hologramas más con los que son etiquetadas las bolsas o los sobres con estupefacientes.

Se trata de hologramas con los nombres y características de las células que los distribuyen: por ejemplo, “Lobo”, que es el más predominante, “Calavera Lemon”, entre otros. El documento muestra que ahora hay 16 células más en la zona metropolitana.

Las autoridades dicen que la lucha por el narcomenudeo entre las células, la escisión del CJNG y la creación del Nueva Plaza concentran nueve de cada 10 asesinatos en Jalisco.

Te recomendamos 10 hechos que consternaron a los tapatíos

El CJNG en otros estados

El documento de inteligencia cita que la disputa del CJNG con otros cárteles en las fronteras de Jalisco con Michoacán, Colima, Nayarit, San Luis Potosí, Zacatecas y Guanajuato han sido un factor generador de violencia para esta entidad.

Las batallas más violentas que disputa el CJNG, son por ejemplo, en Michoacán con “La Nueva Familia Michoacana”, encabezada por los hermanos Sierra Santana, mejor conocidos como “Los Viagras”.

Desde el vértice que hacen los estados de Guanajuato, Michoacán y Jalisco, “Los Viagras” intentan contener el avance del CJNG que le ha ganado terreno en Michoacán, donde han dejado innumerables enfrentamientos, asesinatos, secuestros, desapariciones forzadas y desmembrados.

El concentrado de inteligencia apunta a que el interés del CJNG es apoderarse de los laboratorios clandestinos que controlan “Los Viagras”.

En Nayarit, ese grupo sostiene una batalla con el “Cártel de Los Beltrán Leyva” y en Zacatecas con “Los Zetas”.

También en Colima y su frontera con Jalisco el CJNG ha provocado un aumento de violencia, ya que desde 2016 lograron desterrar a las células de “Los Caballeros Templarios” y al “Cártel de Sinaloa”.

La violencia de esa zona se conoció en febrero de 2018, entre los límites de Jalisco y Nayarit, donde los agentes Alfonso Hernández y Octavio Martínez fueron secuestrados y obligados por integrantes del CJNG a grabar un video (hincados y sometidos por hombres armados y encapuchados) que fue publicado en redes. A la fecha, la PGR ha detenido a 18 miembros de ese grupo criminal que abandonó los cuerpos de los agentes en un vehículo localizado en Xalisco, Nayarit. La procuraduría identificó a Mauricio Varela, “El Manotas”, de nacionalidad colombiana, como el autor intelectual.

Por Francisco Andalón López

Fuente: Página 24 Jalisco

Comenta esto