Alterar tablero les saldrá caro
10 de agosto, 2018

Alterar tablero les saldrá caro


Lo barato sale caro, y el testigo de frenos ABS para vehículos de Empresas de Redes de Transporte (ERT) no es la excepción, pues podría causar un daño hasta por 10 mil pesos, según Francisco Ramírez, técnico automotriz.

“En la marca Volkswagen ahí estás alterando el circuito y ese tablero es una computadora, al momento en que la modificas empieza a marcarte códigos de error o puedes generar que se dañe el tablero, en esa marca en especifico es una computadora muy importante para la comunicación entre computadora de transmisión, ABS y motor”, explicó.

“Estamos hablando de un auto de unos 200 mil pesos, el tablero anda alrededor de 8 mil, 10 mil pesos, más aparte se tiene que hacer una programación, básicamente el daño ascendería a unos 10 mil pesos”.

Te recomendamos 10 luces que probablemente no conoces en tu tablero

El experto consideró que alterar el tablero con un testigo no es la solución.

“Sí tienes un corto (en el tablero de un Volkswagen), le estás dando en la torre a un buen porcentaje del funcionamiento del vehículo”, comentó.

“Hay marcas que en versiones austeras que el tablero es totalmente análogo, entonces no hay tanto problema cuando haces la instalación de algún testigo, decoración luminosa o alarma, como puede ser el Aveo o Versa. Otras marcas que podrían tener complicaciones con alteraciones son Toyota, Seat, Audi, (entre otros)”.

[…] para que vehículos adheridos a ERT acrediten la revisión mecánica y obtengan autorización, varios choferes simulan que su unidad tiene frenos ABS -sistema anti bloqueo de ruedas-, y burlan la norma técnica.

En el negocio, ubicado en en la Colonia Niños Héroes, activan un testigo de este mecanismo de frenado en el tablero por mil 500 pesos.

Ante esto, el Ayuntamiento de Guadalajara informó a través del área de comunicación social que sólo les compete verificar que el comercio en cuestión cuente con licencia de operación, por lo que imponer una sanción le correspondería a la Profeco.

Fuente: Mural

Comenta esto