15 de mayo, 2019

Alerta mundial: esto le pasa a tu cuerpo si comes atún de lata frecuentemente


El atún es un producto muy consumido en todas las partes del mundo. Se podría decir que es el pescado azul más popular y más vendido.

Sin embargo, consumirlo en grandes cantidades podría ser poco saludable, pues al tratarse de un pescado grande, la dosis de mercurio podría ser mayor. Conoce qué es lo que puede producirte el consumo excesivo de atún.

El atún se caracteriza por contener ácidos grasos saludables, posee provitamina A, vitaminas del grupo B, vitamina D y E, así como omega 3 y calcio entre otros minerales.

Es un alimento rico en proteína que ayuda al cuerpo a aumentar la ingesta de esta sustancia, sin embargo, como en todos los casos, no es saludable consumir en exceso ningún alimento por muy beneficioso que sea.

Estudios recientes revelaron que podría haber riesgos a la salud si se consume atún más de dos veces a la semana. Esto se debe a su alta concentración de mercurio.

Los análisis concluyen que el pescado contiene en su cuerpo compuestos como metilmercurio, etilmercurio y fenilmercurio que se acumulan en el agua y que son ingeridos por ellos. Otras especies marinas también podrían contener estos compuestos, pero el atún es una de las que más concentraciones de mercurio registra.

Lee ¿Qué comeremos dentro de 50 años? Estos son los alimentos del futuro

Por este motivo, los especialistas indican que el consumo excesivo de atún podría ocasionar daños en el sistema nervioso y la capacidad de aprendizaje, así como provocar problemas de concentración y memoria.

A continuación te contamos qué desventajas tiene comer mucho atún:

Durante el embarazo y la lactancia hay que tener cuidado con el consumo de atún, porque un aumento de este alimento podría ocasionar daños neurológicos al feto.

Puede generar enfermedades no deseadas si se lo consume crudo. En la cultura japonesa, por ejemplo, se consumen muchos platos de sushi o sashimi y si el pescado no ha pasado un proceso de congelación previo de al menos 48 horas, puede que el Anisajis esté presente.

El atún también puede provocar hipertensión. Es por eso que está contraindicado para las personas que sufren de esta condición.

Además, puede acarrear una salmonelosis si no se cocina bien. Es por eso que si se lo consume crudo debe estar previamente limpio de larvas o parásitos y esto se consigue a través de una buena cocción o con una congelación previa.

Los niveles excesivos de mercurio pueden provocar mucha toxicidad en el organismo y dañar los pulmones, el sistema nervioso, el sistema inmune, el aparato digestivo, y provocar lesiones en la piel, riñones y ojos.

Además, el alto contenido de sodio del atún enlatado aumenta la presión, lo cual puede causar accidentes cerebrovasculares.

Por lo general, los niveles de mercurio que posee no provocan daños en un adulto. Sin embargo, no debemos confiarnos. Además, pueden contener otros agentes contaminantes, dañinos y cancerígenos que se encuentran en los tejidos adiposos de algunos peces.

Muchas especies están en peligro de extinción por culpa del consumo humano. Se ha puesto de moda consumir platos como el tartar de atún, sushi o sashimi, que hacen que la pesca sea masiva. En particular, el atún rojo está en peligro.

Las técnicas de pesca se realizan de manera masiva, provocando que el animal sufra y muera asfixiado en las cubiertas de los barcos o aplastados por otros atunes.

Además, en la pesca matan accidentalmente a delfines, que quedan atrapados en las redes. Para popularizar un consumo que lucha por evitar esta masacre, algunos productores añaden en su etiquetado la frase “dolphin-safe”, que asegura que los delfines no han sufrido daños.

También es importante tener en cuenta que las redes y buques pesqueros contaminan el medio ambiente, no sólo por la gasolina que usan, sino también por la cantidad de plásticos y basuras que acaban en el mar y que dañan a todas las especies marinas y aves.

Después de ver todos los inconvenientes que acarrea el consumo de atún puede que no quieras volver a consumirlo, y es que deberíamos ser consecuentes con nuestros actos y decisiones.

Fuente: Bioguía

Comenta esto