historial crediticio | buró de crédito | PIN
03 de septiembre, 2018

4 cosas que debes saber si estás en el Buró de Crédito


El Buró de Crédito permite evaluar con total certeza el desempeño crediticio de los usuarios, no solo con la intención de proteger a los sistemas bancarios y financieros, sino también para mantener a salvo a los usuarios.

El Buró de Créditoempresa de información crediticia, se ha convertido en un factor indispensable para la eficiencia del sector bancario, pero de manera especial para reducir el riesgo de no pago por parte de los acreditados o usuarios de crédito.

A diferencia de hace poco más de dos décadas, cuando se otorgaban préstamos a diestra y siniestra, sin importar el desempeño crediticio de los solicitantes de préstamos, hoy día el Buró de Crédito permite evaluar con total certeza el desempeño crediticio de los usuarios, no solo con la intención de proteger a los sistemas bancarios y financieros, sino también para mantener a salvo a los usuarios y evitar que se excedan con préstamos que a lo largo del tiempo afecten su capacidad de pago.

Sin embargo, la baja cultura financiera del país provoca que muchas ocasiones instituciones tan favorables y benéficas como los burós de crédito (hay varias empresas en el mercado), sean satanizadas.

Peor aún, en la cultura popular se ha arraigado la creencia de que si el nombre de una persona está en el Buró de Crédito es mala referencia para ella misma y para los bancos.

Estar en el Buró de Crédito es algo parecido a una maldición, nada más alejado de la realidad.

Te puede interesar: Los 5 Centros Comerciales que más se inundan en Guadalajara

1. Estar en el buró de crédito no es malo

De hecho, no es malo ni negativo bajo ninguna razón. Lo que realmente nos quiere decir el hecho de que nuestro nombre esté en los burós de crédito, o el de cualquier otra persona, es que en algún momento de nuestra vida hemos accedido a préstamos por parte de la banca comercial, o de cualquier otra institución que por obligación deba entregar información a los burós crediticios (telefónicas, sociedades de ahorro y préstamo, e incluso empresas Fintech).

Dejemos de considerar a los burós crediticios como enviados del mal, solamente son empresas que acumulan datos y los informan a ciertos consumidores.

2. El punto no es estar, sino cómo estar

En caso de que se quiera encontrar lo negativo de que nuestro nombre, el de algún familiar, conocido o de cualquier persona, esté en los burós crediticios, tendremos que observar el estado que tenemos en esta base de datos; es decir, cómo estamos, cuál ha sido nuestro desempeño e historial crediticio.

Sin embargo, en este caso no se trata tampoco de hacer daño a alguien, sino de informar a los prestatarios (instituciones que prestan dinero), el comportamiento crediticio del solicitante.

Ahora bien, contar con un mal historial crediticio no es ningún delito, sin embargo, sí es importante señalar que en este caso las instituciones prestatarias difícilmente autorizarán nuevos créditos a las personas que se encuentren en dicha situación.

Para eso sirven los burós de crédito. En todo caso, los únicos responsables de lo que hacemos con nuestros créditos somos nosotros, eso incluye si pagamos o no a tiempo a quienes nos prestaron.

El punto no es estar en el buró crediticio, lo relevante es el desempeño que tengas en el pago de tus préstamos, eso es lo relevante.

3. ¿Cuándo me borran del buró de crédito?

En realidad, nunca; volvemos a lo mismo, el punto no es estar, si adquiriste un préstamo tu nombre se mantendrá porque nadie sabe si en algún momento de tu vida vuelves a solicitar un crédito. La referencia queda indefinidamente, pero lo relevante es el historial de pagos.

4. ¿En qué tiempo se “limpia” mi historial en el buró?

Primero que nada, es indispensable haber liquidado por completo el préstamo, no haber realizado algún fraude o que el préstamo no esté en proceso judicial por alguna de las partes.

Cumplidos los anteriores requisitos las deudas hasta 25 Udis se borran en un año; los préstamos de entre 25 y hasta 500 Udis  se eliminan en 2 años; las que tienen  un monto de entre 500 y hasta 1,000 Udis en 4 años y las que rebasan las 1,000 Udis y hasta 400 mil Udis se eliminan en seis años.

Fuente: Alto Nivel

Comenta esto