Habitan 'fantasmas' en Tlajomulco
04 de julio, 2016

Habitan ‘fantasmas’ en Tlajomulco

Habitan ‘fantasmas’ en Tlajomulco

Diez perros cuidan la etapa 14 del Fraccionamiento Lomas del Mirador, en Tlajomulco de Zúñiga. Uno de ellos tiene incluso su propio departamento en un segundo piso, junto con sus cachorros.

En esta acción urbanística ubicada en la Zona Valles hay cerca de 30 edificios de departamentos, y en promedio vive una familia en cada uno, según la presidenta de colonos, Guillermina Sánchez.

Ante tal abandono, es común que por las mañanas haya más vecinos, pero paracaidistas, señaló.

Recordó que las viviendas les costaron entre 220 mil y 320 mil pesos, a pagarse a 20 o 30 años. Su objetivo era dejar de rentar, pero no sabían que el crecimiento habitacional de la zona los iba a dejar en una etapa “fantasma”.

“Forzaron chapas, se metieron, ¿y qué puede hacer uno?”, dijo.

Esto, porque forman parte de las 147 acciones urbanísticas que no han sido entregadas al Municipio, lo que le impide al Ayuntamiento asumir completamente el mantenimiento de las áreas públicas, vialidades y que se garanticen los servicios básicos.

En Lomas del Mirador, desarrollado por Homex, tienen un problema en común con el Fraccionamiento Villa Fontana Aqua, de Grupo VGI: las aguas negras inundan sus calles.

La constructora no quiere hacerse cargo, tampoco el Infonavit”, compartió Guillermina Briseño, vecina de la Calle Mar de Cortés.

“Nos dijeron (en el Infonavit) ‘deberían haberse fijado dónde compraron’, les dijimos el problema del agua y nos pidieron que presionáramos al fraccionador”.

Oswaldo Luna Alatorre, asesor para la organización vecinal de Villa Fontana Aqua, justificó que el agua que sale por las coladeras sólo ocurre durante el temporal y brota porque los conductos se tapan por basura que tiran habitantes.

Indicó que el conjunto habitacional cuenta con infraestructura hídrica adecuada.

Añadió que el año pasado se presentó dicha problemática, pero se solucionó y no han tenido algún otro reporte, aunque están dispuestos a reparar cualquier desperfecto que sea responsabilidad de la constructora.

En Zapopan, el condominio La Moraleja Residencial tampoco ha sido entregado al Municipio y han encontrado vicios ocultos como fugas de gas, agua, instalaciones eléctricas deficientes y los metros cuadrados de construcción no coinciden con lo que indican las escrituras.

¿Qué pueden hacer?

Las operaciones inmobiliarias están consideradas en la Ley Federal del Consumidor.

Según el Artículo 73 quáter, la garantía con el constructor es de hasta cinco años por fallas estructurales y tres años por impermeabilización; para todos los demás desperfectos es un año contado a partir de la entrega real del bien al cliente.

Según el Artículo 73 quintus, cuando se hace valer la garantía y persisten los defectos imputables al proveedor, éste deberá corregirlos de inmediato y otorgar una bonificación de 5 por ciento del valor de la reparación en fallas leves, o de 20 por ciento si son fallas graves (que afecten la estructura o seguridad del inmueble).

Si las fallas graves fueran determinadas por el proveedor como imposibles de reparar, éste podrá optar por sustituir el bien inmueble.

En caso de que se realice el ejercicio de la garantía y la bonificación, y el constructor no ha corregido las fallas graves, el consumidor podrá solicitar la sustitución del bien o la rescisión del contrato, reembolsándosele el monto pagado y los intereses que correspondan.

Ante inconformidades, puede acudir a la Profeco a levantar una queja para empezar un proceso de conciliación que podría derivar en medidas de apremio y/o precautorias.

Con información de Juan Valdovinos, Liliana Navarro y César Rubio

Fuente: Mural

Comenta esto