Tlajomulco
18 de julio, 2018

Fuente de Tlajomulco, orgullo mexicano


Gatos, uno de los más populares en Internet y la mascota ideal de muchos, también tienen su rinconcito en Tlajomulco de Zúñiga, y no por nada algunos de sus lugares representativos son habitados por mininos, apego que probablemente tiene su base en tradiciones ancestrales donde otros felinos, los ocelotes, eran considerados como divinidades, lo que ha dejado una huella imborrable en el municipio, y la fuente de la plaza principal es una muestra palpable.

Ubicada en el Andador Centenario, en la plaza principal de Tlajomulco de Zúñiga, la fuente está rodeada de sendos árboles que dan a la zona un ambiente de calma y tranquilidad a donde las familias acuden a descansar después de culminar algún trámite en las oficinas administrativas o bien, lo toman como punto de recreación  los domingos donde los pequeños del hogar pueden degustar de alguna  golosina y a la vez, realizar algún juego o deporte.

La fuente de grandes dimensiones con un bello espejo de agua anteriormente contaba con cuatro felinos de  los que emergía el chorro de agua y estaban sentados sobre sendas piedras de cantera que rodean a una roca más grande, sin embargo, por remodelación éstos fueron quitados y ahora sólo quedan las piedras solas. Sin embargo, en el centro hay un águila reposando sobre un nopal y con la serpiente en el pico, con ello se hace alusión a uno emblemas mexicanos, el escudo.

RELACIÓN CON LOS FELINOS

En este municipio,  cada 30 de noviembre se celebra a la Virgen de la Purísima, conocida así por la estrategia implementada por los franciscanos que evangelizaron a los indígenas y quienes en ese entonces adoraban al ocelote. Según cuentan, de alguna forma los frailes aceptaron la presencia de gatos en el templo, tratando de sobreponerse a la representación del ocelote que los naturales tenían como deidad, y atrayendo la atención de los mismos. Como dato curioso, se cuenta que todos los días se ve a un gato merodeando el templete de la Virgen.

(Fotos: Andrea García)

Por Juana María Ramírez para La Crónica de Hoy Jalisco

Comenta esto