Vishing y smishing
09 de noviembre, 2018

Que no te sorprendan con estos fraudes financieros: Vishing y Smishing


Vishing y el Smishing

Se acerca el Buen Fin en el que gran parte de las compras durante estos días de ofertas se efectuarán a través de transacciones electrónicas, o por teléfono, razón por la que los usuarios de tarjetas de crédito deberán aumentar precauciones para no ser víctimas de fraudes financieros como el Vishing y el Smishing.

A través de engaños sobre supuestos cargos ya realizados, los ciberdelincuentes tratan de obtener datos que les permita robar la identidad de los usuarios y después realizar compras o transacciones.

De acuerdo con datos de la Condusef, sólo en 2016 los bancos reportaron un total de 5 millones 297 mil 509 reclamaciones por posible fraude.

Aunque en gran parte de lo casos, se pueden hacer reclamaciones por cargos no reconocidos, lo mejor es ampliar las precauciones y así evitar este par de fraudes:

El cliente es alertado que en otros puntos se ha intentado hacer uso de su tarjeta, por lo que recibe instrucciones para bloquear la tarjeta FOTO: tomada de Condusef

Fraudes financieros

Vishing: a través de llamada telefónica

Es una estafa que pretende hacer creer al usuario que se trata de una llamada o alerta por mensaje emitida desde su institución bancaria, recreando una voz automatizada semejante a la de los Centros de atención.

El cliente es alertado que en otros puntos se ha intentado hacer uso de su tarjeta, por lo que recibe instrucciones para bloquear la tarjeta.

En algunos casos, un supuesto operador telefónico brinda ayuda al usuario afectado, sin embargo, para cancelar la tarjeta en riesgo, se pide proporcionar los 16 números de ella, el número de seguridad y si es posible, RFC y otros datos personales.

Así es como te pueden hacer un fraude financiero

Smishing: mensaje por SMS o Whatsapp

El usuario recibe un SMS de que se ha efectuado una compra con tarjeta de crédito a su nombre.

Esta estafa pretende que el usuario, alarmado por la supuesta compra, en lugar de buscar el teléfono oficial del banco, utilice el número de teléfono que viene en el mensaje.

Un supuesto centro de atención automatizado pide el número DNI y número de tarjeta para cancelar la compra efectuada fraudulentamente.

El usuario escucha que el banco procederá con la cancelación del supuesto cargo, sin embargo, en realidad ha entregado datos que permitirán el robo de identidad.

La solución es por no hacer caso a los SMS que solicitan llamar o efectuar alguna otra operación, ni dar datos por teléfono.

Tampoco hacer click en un enlace que lleva supuestamente a la web del banco, tampoco hay que llamar a un teléfono aparentemente del servicio de atención al cliente.

Por Redacción el Heraldo de México

Fuente: El Heraldo de México

Comenta esto